Noticias  |  Martes, 08 de Octubre de 2019 Imprimir

A través del programa Cobijar se entregaron 30.000 frazadas en el período invernal

El gobierno de Entre Ríos, a través del Ministerio de Desarrollo Social, entregó mantas en el marco del programa Cobijar que lleva adelante con el fin de brindar asistencia a sectores vulnerables, además de ropa de abrigo, para afrontar las temperaturas invernales. Mediante esta línea de acción se fortalece y acompaña a los talleres textiles de la provincia, que son quienes las producen.
El Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Subsecretaria de Políticas Sociales, entregó unas 30.000 frazadas destinadas a los sectores más vulnerables ante las temperaturas invernales. Dichas entregas se realizaron en un trabajo conjunto con municipios, juntas de gobierno y organizaciones de la comunidad de todo el territorio provincial, y demandó una inversión del Estado entrerriano de 23 millones de pesos.

Asimismo, se distribuyeron 5.000 gorritos y bufandas a través del Consejo Provincial del Niño, la Familia y el Adolescente (Copnaf) a jardines maternales y otras organizaciones de la comunidad.

Al referirse a este programa, la titular de la cartera social, Laura Stratta, afirmó: “Esta es una política que ponemos en marcha cada año, diseñada para acompañar a las familias en situación de vulnerabilidad ante las bajas temperaturas, al mismo tiempo que se fortalece la tarea de los talleres textiles de la provincia que las confeccionan. Esto es parte del círculo virtuoso de la economía social, que nos permite acompañar a quienes más nos necesitan y generar trabajo digno”, dijo y detalló que "son más de cien las mujeres que trabajan en cada uno de estos talleres, que se organizan en cooperativas o grupos asociativos".

Para su implementación se llevó adelante la firma de convenios entre la provincia y los municipios y Juntas de Gobierno, que se comprometen a comprar frazadas a los talleres textiles donde se producen las mismas. Por cada manta adquirida, el ministerio hace entrega de otra.


Promover la economía social

La confección de las frazadas fue realizada por 13 talleres textiles entrerrianos, distribuidos en distintos puntos de la provincia, tales como Concordia, Victoria, Villa Domínguez, Paraná, Aldea Eigenfeld, Diamante, Bovril, Villaguay, Rosario del Tala, Nogoyá, Feliciano, Chajari e Ibicuy, entre otros.

Estos grupos de trabajo están conformados por aproximadamente 130 mujeres emprendedoras que, además, reciben apoyo de la cartera social a través de distintas políticas, para que puedan continuar desarrollándose como emprendimientos sustentables.

La adquisición de estas frazadas a través de esta modalidad es posible a través de la Ley del Régimen de Promoción y Fomento de la Economía Social en Entre Ríos que se sancionó el 12 de julio de 2012.

En ese marco, se estableció el Registro de Efectores de la Economía Social de Entre Ríos (Reeser) que habilita al gobierno provincial la adquisición de bienes y servicios a emprendedores de la economía social en forma directa.

Mediante este sistema, la provincia brinda a los emprendedores la posibilidad de participar de procesos de compras institucionales.

Específicamente, en la página web del Reeser, que fue realizada en conjunto entre la cartera social y la Secretaría de Modernización, los emprendedores y las cooperativas pueden realizar un registro online de los productos y servicios que ofrecen. A través de ella, las instituciones y organismos del Estado pueden realizar compras directas tal como lo establece la Ley Nº 10.151 de Economía Social.

Cabe señalar que ley de Economía Social y las políticas implementadas por el gobierno provincial a partir de la misma, involucra a emprendedores, grupos asociativos, cooperativas de trabajo, asociaciones civiles, fundaciones, emprendimientos comunitarios, mercados populares, bancos populares, entre otros, logrando entrelazarlos para consolidar procesos productivos, de comercialización y de consumo bajo el nuevo paradigma de la economía social, que privilegia el trabajo por sobre el capital, los procesos comunitarios por sobre las iniciativas individuales, y que promueve relaciones basadas en la reciprocidad, la solidaridad y la cooperación por sobre la competencia.